9 feb. 2009

Don Fernando Hernández Isidro

Las personas que hemos tenido la oportunidad de conocerlo nos asombramos de las innumerables anécdotas relatadas por el maestro de sus viajes alrededor del mundo llevando el arte de los tamborileros a los oído mas selectos y conocedores de la música como lo son los europeos, a pesar de sus múltiples reconocimiento a lo largo de su vida, las historias mas interesantes son sobre sus inicios como ejecutante de carrizo cuando era demaciado difícil aprender a tocar pues todo era de estricto carácter religioso, el habla mucho sobre las danzas de tres de dos arriba y tres de dos abajo con lo cual se logra matizar los sonidos del carrizo simulando el canto de un pájaro. El hombre que sueña la danza, pues es asi como llego la inspiración para la creación de sones de bailaviejo.

Comparto con ustedes tres audios mp3 de sones de la danza de bailaviejo creados por el Legendario maestro Fernando Hernández Isidro, los cuales estan dentro de su disco de Danza chontal, además un articulo publicado en la red y cuyos autores aparecen dentro del articulo. Un saludo y espero recibir sus comentarios o preguntas.




Correo del Maestro Núm. 5 , octubre 1996

Los siete pulmones de una raza


Pablo Gómez Jiménez
Silvia Patricia Aquino Zúñiga
Hilda Ofelia Estrada Gómez

Coch (Don Fernando, en chontal) es uno de los últimos Yoko Yinikó 1. De mirada apacible y tranquila enmarcada en un rostro recio del color del bronce tostado por el sol del trópico húmedo, está sentado bajo la sombra de un frondoso árbol de mano. Bajo los acordes de su carrizo2 guía a un grupo de niños indígenas que le siguen al compás de sus tambores ejecutando música autóctona chontal heredada de sus ancestros; música que emerge de la selva y del pantano, como manifestación cultural de hombres capaces de interpretar cada elemento de la naturaleza como motivo de vida y de alegoría, donde cada junco y bejuco 3 representa una forma de lo útil para lo bello, donde cada sonido de los ríos, de la selva y de los pájaros es guardado como canto a la tierra y a los cielos.


A sus 72 años, la presencia inmutable de Don Fernando Hernández Isidro irradia respeto y tradición a su comunidad indígena de Tucta. 4



A lo largo de sus 50 años de matrimonio con Doña María de los Santos Román, procreó tres hijos varones y una mujer quienes, paradójicamente, no comparten su arte musical y no la ejecutan. Sin embargo, de sus 17 nietos, algunos han heredado su gusto por esta manifestación cultural.

Músico desde los 15 años de edad, en su memoria aparecen los recuerdos de ese tiempo de los tambores, la flauta, el tunkul 5 y los caracoles que sólo eran permitidos y ejecutados en las ceremonias religiosas a sus dioses y posteriormente, en la época de la colonia, llevada al interior de los templos, sobreviviendo de estas costumbres el ritual ofrendario.

Don Fernando y un grupo aprendiz de niños tamborileors acompañados de una maestra del laboratorio de teatro campesino


"Yo lo aprendí solo, porque antes ningún niño ni mujer podía tocarlo. sólo la gente grande y lo guardaba ahí mismo en el altar. Yo fui a la iglesia y de lejos lo vi cómo lo tocaban y lo aprendí no´mas de verlo."

Los grandes lo aprendieron de sus abuelos. antes lo hacían el tambor de palo hueco, de cedro o sauce, lo quemaban y lo componen poco a poco, tiene que llevar bejuco de canasto porque si tiene de otra lía 6, de nylon, no lo vale; tiene que ser lía de henequén, y cuero.antes eran de cuero de venado y ahora se hacencon cuero de borrego. Ahora el hueco del palo 7 lo hacen con formón 8, lo escarban y es más rápido. El pito (flauta) se sigue haciendo decarrizo, yo lo hago. Antes, ¡Juy! se `jondeaba´ un chingo de tiempo hacerlo, ahora se tarda ocho días fabricar cada tambor.

Don Fernando explica que los aj joben (tamborileros) cuentan con tres tamaños de tambores básicos: el na´joben (bajo), el ch´ok joben (mediano) y el p+k joben (requinto). Si el grupo es grande debe haber el mismo número de tambores de cada tamaño para equilibrar los golpes y uno solo +m+y (carrizo o flauta) que es el guía.

También nos habla del tunkul, instrumento musical hecho de tronco de árbol ahuecado a manera de batea 9, con dos ranuras en el lomo, que emiten sonidos distintos cuando se percute o se golpea con una baqueta larga provista de hule en un extremo.

Este instrumento de origen netamente maya, es elaborado también en madera de cedro, aunque comenta que ahora muy poco se usa, sólo en las fiestas religiosas.

Cabe mencionar, que la música del aj joben (tamborilero) es de origen auténtico del pueblo chontal. Fue fusionada a la iglesia católica en sus acciones de conquista religiosa, conservando su misticismo original, por lo que a juicio personal, no puede ser llamada música pagana.



"Coch" (Don Fernado) y su nieta de 8 años de edad. Detrás una maestra del Laboratorio de Teatro Indígena La gran obra de este yinik (hombre) como a´yejum (maestro) artesano representa la resistencia de una cultura al exterminio de sus orígenes.

Su enseñanza en la fabricación de instrumentos musicales de tambores y flautas no se limita a su núcleo familiar, pues es compartida con los habitantes de su comunidad que quieren aprender el oficio artesanal del secado de piel, preparación de bejucos y el tratamiento de la madera.

De la misma forma, su enseñanza de la música ha sido recibida por muchas generaciones de niños y adultos, tanto de su lugar de origen como de las comunidades y municipios aledaños. A la fecha cuenta con un grupo de 40 niños del lugar (de los 3 a los 15 años de edad) que reciben clases de manera gratuita en el patio de su casa. Como rasgo sobresaliente, es importante mencionar que Don Fernando fue el primer maestro de tamborileros que permitió el acceso de niñas y mujeres a sus clases de música.

Así mismo, los domingos Don Fernando recibe gustoso las visitas de alumnos voluntarios, maestros y aprendices de otras localidades. Es así pues, un nuk yinik (maestro de maestros) en su género.

El alumno aprende de oído, tiene que escuchar y sacar los sonidos, prepara primero en lo técnico a cada instrumentista y los enseña a componer hasta que alcanzan el grado de maestros.
A pesar de sus limitaciones en cuanto al conocimiento de la lectoescritura, su amor incansable por la enseñanza lo ha distinguido para participar en la actualidad como docente en la Escuela Normal del Estado de Tabasco y en las aulas del Centro de Desarrollo de la Artes de la División Académica de Educación y Artes de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, desde hace más de 15 años.

Su gran obra como ejecutor y compositor de la música chontal lo han llevado a múltiples andanzas, distinciones y reconocimientos.

"Coch" (Don Fernando Hernández Isidro), uno de los últimos yoko yinik, con los instrumentos clásicos de los aj joben (tamborileros) y los implementos para su fabricación

"Vino el presidente López Portillo, me vino a buscar aquí a la casa. Dijo que me andaba buscando porque era el más chingón de todos. Entonces fue cuando Rovirosa 10 me encargó que organizara 120 tamborileros y se llamó "Orquesta Chontal", yo dirigí. Fue la primera orquesta y nos dieron un taller grande donde yo enseñaba. Antes fuimos a Europa 13 tamborileros. esa vez vino Echeverría a invitarme. fuimos a muchos lugares que yo no sé. a España sí porque ahí sólo se toma vino. También fuimos a Japón y otros lugares. comentaba a mis compañeros cómo nos recibieron allá, `pior´ que cuando viene un presidente aquí a Nacajuca. Estaba la gente y todo, y cuando llegó el avión pararon la bandera de México. llevábamos letreros donde dice México y la gente empezó a gritar México. y no era cierto. no éramos de México, éramos `tabajqueños´ de Tucta".

También recuerda que durante el sexenio del Lic. Enrique González Pedrero 11 fue invitado a participar como compositor musical de las obras "Bodas de Sangre", del escritor García Lorca; "La Tragedia", autoría colectiva coordinada por Auldárico Hernández Jerónimo; y "Moctezuma" del mexicano Segio Magaña, presentadas por el Laboratorio de Teatro Campesino, fundado por la escritora Julieta Campos[12, lo que le dio la oportunidad de viajar a Nueva York y otros lugares del extranjero, así como el interior de la República Mexicana

De izquierda a derecha: sobre el tunkul (instrumento maya), el cuero para fabricación del tambor. Junto al tunkul, el na'joben (tambor grande), encima de él se encuentra el p+k joben (requinto o tambor pequeño). Abajo, troncos y bejucos en procesamiento, para la fabricación de tambores.

De la misma forma, cuenta haber grabado un disco de danzas autóctonas y otro intercalado con otros grupos folkóricos.

De esta manera transcurre la vida de U Güelen Q´uen ("El Siete Pulmones") conocido así en su comunidad por su gran resistencia para soplar la flauta toda la noche y sin reposo, tanto en velorios como en las fiestas religiosas, un hombre nacido bajo los designios del siglo del Ix- Bolón 13, creador y recopilador de esa música reveladora del arte más puro de la raza chontal, uno de los últimos sacerdotes y sabios de esta noble estirpe de titanes, concertista, maestro de maestros y embajador de la grandeza de la cultura mexicana.

1 Vocablo chontal que significa "hombres verdaderos de estas tierras".
2 Flauta conocida entre los mayas como chul y entre los chontales como pitu.
3 Plantas herbáceas y trepadoras de la región.
4 Poblado indígena localizado a 5 km del municipio de Nacajuca, Tabasco y a 35 km de la capital del Estado.
5 Llamado así por los mayas y teponaztli por los nahuas.
6 Vocablo maya para referirse a una cuerda de mecate o nylon.
7 Tronco de árbol viejo.
8 Instrumento de metal filoso para ahuecar madera.
9 Utensilio de madera de forma rectangular y ahuecado para lavar ropa.
10 Lic. Leonardo Rovirosa Wade. Gobernador Constitucional del Estado de Tabasco de 1976 a 1982.
11 Lic. Enrique González Pedrero. Gobernador Constitucional del Estado de Tabasco de 1982 a 1986
12 Esposa del Lic. Enrique González Pedrero. Ellos resctaron e impulsaron las tradiciones indígenas del Estado.
13 Signo del agua representada por la Señora de las Aguas y de la Noche. Leyenda chontal que relaciona la fertilidad con la influencia lunar sobre la tierra. Llamada IxChel en maya peninsular.

5 comentarios:

  1. pues solo resta decir,gracias DON FERNANDO por luchar todos los dias por el rescat de nuestras tradiciones...y asi como hablamos de el,algun dia nuestros sucesores hablaran de nosotros como personas q luchamos por que esto q es tan hermoso(la musica de tamborileros) no se olvide y pueda estar presente por mucho tiempo mas!!!! 100%chontales (la voz de los chontales presente en los mejores eventos)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Franco Berthani Quevedo Almeida
    avemos mejores que don fernando..

    ResponderEliminar
  4. Franco Berthani Quevedo Almeida
    ..yo soy mas chingon de don fernando..

    ResponderEliminar
  5. Franco Berthani Quevedo Almeida
    ..yo soy mas chingon que don fernando..

    ResponderEliminar

Nos interesan Tus comentarios y son importantes para mejorar este sitio web

Mas Articulos