3 nov. 2009

La cultura en Tabasco

******

INTRODUCCIÓN


“Los que allí nacimos, tenemos una idea propia

de lo que es el alma y de lo que es el cuerpo…”

Carlos Pellicer

El hombre es un ser dotado de inteligencia, capaz de comunicarse con sus semejantes a través del lenguaje. Al lenguaje hablado de suman otros – el lenguaje plástico, el lenguaje musical – que, junto con las maneras de convivir, de vestir y aún de comer integran lo que se conoce como la cultura de los pueblos. Como seres humanos, compartimos las manifestaciones universales de la cultura; como mexicanos, tenemos en común ciertas características que se han ido configurando a lo largo de una historia nutrida por rasgos indígenas y españoles; como tabasqueños, hemos creado una cultura regional que se expresa en canciones populares, en bailes, en guisos y postres, tanto como en ciertos giros del lenguaje que nos son propios y que revelan todo un estilo de vida.


La cultura es una manera activa de estar en el mundo, transformándolo para hacerlo más propicio al hombre. Abarca desde las formas más elementales de convivencia hasta las más altas creaciones del espíritu. El encuentro de Hernán Cortés con Malinaltzin en Tabasco, marcó con doble sello a lo que hoy llamamos la cultura mexicana. México nace con Martín Cortés, hijo mestizo de la Malinche y el Conquistador. Fusión de lo indígena y lo hispánico, lo mexicano se inserta en la cultura universal con ese doble rostro. Durante los siglos de la Colonia, el caudal indígena permaneció soterrado, aunque brotaba aquí y allá en la arquitectura y la escultura coloniales. La Revolución de 1910 nos reconcilió con los orígenes de México.


Tabasco por su precaria existencia en la época colonial, no pudo generar en aquellos tiempos manifestaciones culturales perdurables. Sólo un convento se edificó en el siglo XVII y se lo tragó la selva. Las incursiones piratas y las enfermedades propias del trópico húmedo, más una que otra catástrofe natural, mantuvieron a la escasa población pendiente de su sobrevivencia y sin ese margen de tranquilidad y aun de ocio que, una vez resueltos los problemas más concretos de la vida, propicia la cultura. Con la notable excepción de Don José Eduardo de Cárdenas, los primeros hombres que Tabasco aporta a la cultura surgen ya en el siglo XIX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesan Tus comentarios y son importantes para mejorar este sitio web

Mas Articulos