20 nov. 2009

La tierra pródiga(las regiones)

II
LA REGIÓN DE LA SIERRA


Tacotalpa.


Hacia el este de Teapa, siguiendo una carretera pavimentada, llegaremos al segundo municipio de la región: Tacotalpa, de 794.77 kilómetros cuadrados; lo irrigan las aguas del río de Tacotalpa que nace en el estado de Chiapas. La cabecera del mismo nombre fue la capital de Tabasco cuando los piratas asolaban nuestro territorio internándose a través de los ríos. Tacotalpa significa en lengua náhuatl “tierra de las malezas”.


Los cerros El Madrigal, Campana, Murciélago, Palo Quemado y Cora de Ipahaná se encuentran en este municipio. Allí la vegetación es abundante, de selva alta y espesa. Los paisajes boscosos persisten a pesar de la tala practicada para utilizar los suelos en la actividad ganadera, la que se ha extendido por el municipio. En 1992, las áreas dedicadas a la ganadería sumaban un total de 59,221 hectáreas, mientras que las dedicadas a la agricultura sumaban sólo 13,518 hectáreas. Es importante la producción de plátano, así como la de maíz, frijol, café y arroz. El ingenio Dos Patrias, que procesaba 11 mil toneladas de caña de azúcar en 1976, disminuyó su producción a cinco mil toneladas en 1981.


Sería imperdonable pasar por Tacotalpa sin detenerse en el pintoresco pueblecito de Tapijulapa, que se encuentra en una escarpada ribera junto a la unión de los ríos Amatán y Oxolotán,; el primero de corriente cristalina y el segundo de sulfurosas aguas. Un proyecto de remodelación ha embellecido el pueblo procurando darle un aspecto de reminiscencias coloniales. Es impresionante la vista desde lo alto de Tapijulapa hacia el río de la ribera del lado opuesto. Sorprende también en este municipio, el bellísimo espectáculo de múltiples caídas de agua que, al formar sus 18 fuentes desembocan en una suerte de alberca natural. Existen, en los límites con el estado de Chiapas, comunidades indígenas de habla chol y zoque de más de 8 mil habitantes.


Un recorrido por el nuevo camino que conduce de Lomas Alegres (pasando por Guayal, Agua Blanca, Puxcatán, Barrial Cuauhtémoc) hasta el camino de Oxolotán a Tapijulapa, es realmente excepcional por la belleza de este rincón tabasqueño.


Más allá de Tapijulapa, invadidas por la selva, se conservan las ruinas de un convento dominico del siglo XVII, el de Oxolotán, único convento construido en Tabasco en los tiempos de la Colonia. La ausencia de edificios coloniales, tan notorios en territorio tabasqueño, se debe a lo incomunicado que se mantuvo nuestro territorio durante tres siglos. Las inundaciones, las enfermedades debidas a los excesos del clima y los ataques piratas impidieron el crecimiento de los núcleos de población y las edificaciones perdurables.


Tapijulapa, por su etimología significa en lengua náhuatl: “río que crece”; Oxolotán vendría del náhuatl ocelot (tigre) y tlan (lugar).


Seguir Leyendo...



( Aquí escribimos la parte de entrada que veremos extendida )

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan Tus comentarios y son importantes para mejorar este sitio web

Mas Articulos